El ocaso en su traje rojo

junio 23, 2013 Crônicasespañol  No comments

rojo 6Y es que de repente, del medio de la nada el ocaso se te presenta con el saco rojo de la sorpresa y se te salta encima. Si… No lo reconoces, pasas de él. Pero este marrano te ata la cintura y te aplasta contra la pared. Estás atado, aunque no te hayas enterado. Y respiras, huyes de él, crees que fue un accidente, no volverá a pasar, un rompe muelle. Te olvidas, o lo guardas en forma de recuerdo en un rincón sucio del encéfalo.

Ja! Entonces te das cuenta, de sus hilos retorciéndote tal títere rumbero y silbando a tu mente…Te hemos pillado. Escribimos tu historia, simplemente vívela, sé testigo de tu destino, tus anclas flotantes en las nubes y sueña que eres libre y puedes caminar con tus propios pies.

Pues se me derrumban estrofas, no pillo el eje de estos encuentros y tales elecciones obras del ocaso. Personajes que se desdibujan o se multiplican en un par de días. Rostros que ganan pinceladas de ternura y van matizando colores y sabores.

Estos registros tatuados más allá del velo del olvido, enlazando la memoria obtusa en el corazón de fuego. Porque en las venas del alma los olvidos se erizan tal pelos como escarpia. Porque basta una melodía, una vibración para entender que el ocaso siempre ha sido cómplice del destino, que sus trucos nos enredan muchas veces en el timón del libre albedrio. No hay que navegar, sino entender el balanceo de las olas, sometidas a las ganas del viento.

 

Leave a reply